Agustín Casillas en el recuerdo. Francisco Morales

AGUSTÍN CASILLAS En el recuerdo   Tierras de dos reinos se confunden, hoy, alrededor de una imagen y en el recuerdo de un artista que pasó a ser patrimonio de la inmortalidad. Largo recorrido tuvo el “Sembrador” que, nacido en salmantinas tierras de labor, sentó aposento en la palentina comarca del Cerrato. Más corto lo […]
mayo 30, 2022
"

Blog de Agustín Casillas

AGUSTÍN CASILLAS

En el recuerdo

 

Tierras de dos reinos se confunden, hoy, alrededor de una imagen y en el recuerdo de

un artista que pasó a ser patrimonio de la inmortalidad. Largo recorrido tuvo el “Sembrador”

que, nacido en salmantinas tierras de labor, sentó aposento en la palentina comarca del

Cerrato. Más corto lo tuvo Agustín Casillas, quien lo creó, pues tan sólo le bastó sentir la raíz

que le dio vida, el aire mesetario que respiraba, para dar naturaleza a una constelación de

figuras en las que, más allá del retrato, buscaba mostrar la belleza interior del personaje, bien

fuera real, bien lo fuera soñado. Creador y criatura, vuelven hoy a encontrarse en Baltanás,

muy presente siempre en el corazón de Agustín.

El sembrador que esparce el grano por los surcos se vale de la brisa que ondea

nuestros campos de cereal, la misma que agita las ramas de nuestros encinares, la misma que

se convierte en la última herramienta con la que Casillas modeló sus figuras más conseguidas,

hasta el punto de conseguir caracterizar su obra sobre las de cualquier otro autor, cénit, éste,

que tan sólo consiguen unos pocos genios.

Desde sus primeros pasos artísticos, huye del realismo de las formas e indaga en el

interior de personas y cosas. Le interesa tanto más lo que tienen que decir todas ellas que

aquello que enseñan. Busca la belleza interior y la encuentra. Huye del agudo choque de

planos que endurecen la mirada y los suaviza con la ayuda del mínimo viento de la meseta.

Crea oquedades por las que resbala la sombra en una fácil transición desde la luz, y en ellas va

depositando su dulce lenguaje, bien sea en sus ensoñaciones mitológicas, en esa gente del

pueblo que hace suya, en sus personajes reales o literarios o en ese tratamiento amoroso y

delicado con el que representa a la mujer.

De todo ello queda constancia en la exposición, primera tras la muerte del autor, en la

que se ha querido dejar especial muestra de las principales constantes de su obra, con el

denominador común de su apego a la tierra y al pueblo sencillo que la habita, a la Vida con

mayúscula, en definitiva, a cuyos más humildes personajes saca del olvido. Y, entre ellos, la

figura de la mujer, eje vertebrador al que vuelve una y otra vez, desde la sutilísima efigie con la

que despide a su madre, hasta las reiteradas maternidades o los cuerpos elegantemente

insinuados de sus damas casi siempre soñadoras, casi siempre encaradas al viento, como la

que creara al borde del acantilado. Frente a ellas, sin embargo, en la larga colección que él

distinguiera como “Gente nuestra”, dibuja a la mujer serrana, a la mujer del campo, plena de

serenidad y decisión, como compañera y contrapunto obligado y necesario al hombre charro,

al viajero, al segador, al cacique o al peón. A todas ellas, a todos ellos, supo extraerles lo mejor

de su interior, hasta el límite de convertirlos en arquetipos de su tierra salmantina, una tierra

de la que no quiso salir y de la que es, sin duda, su escultor por antonomasia.

Nadie ni nada definen mejor su obra que él mismo, como dejó escrito en unos versos

que, en cierta ocasión y sentados al calor de la mesa camilla, me leyó, y que una vez ya fueron

públicamente recordados por mí y que hoy vuelvo a querer hacer: “Me gusta hundir / mis

manos en el barro /Sentir su tacto suave, / pegajoso y húmedo / Con el mazo de encina

golpearlo /amasarlo con tesón / sobarlo con mimo /amorosamente / hasta tenerlo a punto de

que la masa informe tome vida / pensando en la escultura soñada de antemano en mis

silencios / Y maltratarla con el boj y el hierro duro / para después acariciarla / suavemente /

lentamente / como harías con la mujer querida / hasta sentir que tienes cerca / la meta

proyectada / que has hecho realidad tus fantasías”.

 

Francisco Morales Izquierdo

Salamanca, marzo 2017

Publicaciones similares

Agustín, mi amigo. Angel Corrochano

Agustín, mi amigo. Angel Corrochano

Cuando la familia me propuso que escribiera unas líneas sobre Agustín, acepté de inmediato sin tener en cuenta la dificultad que entraña resumir su personalidad, sin caer en trazos excesivamente gruesos. Por mi formación en el mundo de las Ciencias me limitaré a...

Casillas en el recuerdo. Florencio Maillo

Casillas en el recuerdo. Florencio Maillo

Conocí a Agustín Casillas en Mogarraz a finales de los setenta y aunque ya han pasado unos cuantos años, su presencia en mi memoria la tengo imbricada con aquel primer encuentro. Inmediatamente percibí que se trataba de un artista muy especial y su franqueza me...

Todo Unamuno

Todo Unamuno

La figura de Unamuno ha sido una constante en el quehacer artístico de Agustín Casillas habiendo modelado cinco variantes de la Cabeza con sus facciones: La de la Universidad, la del Casino, la del Colegio de Málaga y dos de su propiedad.     En la...

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies necesarias técnicamente
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios